Hostal Casa Patricio

HOSTAL
CASA PATRICIO

Plaza San Sebastián nº 5
22363 Escalona (Huesca)
Teléfono y Fax: 974.50.51.04
Teléfono: 636.64.49.55
www.casapatricio.com

Hostal Casa Patricio   Hostal Casa Patricio

Historia

Escalona, tal y como ahora la conocemos, comienza a fraguarse a mediados del siglo XVII, cuando “Escalona la Vieja”, ahora integrada en el monte de la actual Escalona, sufre una fuerte epidemia de peste negra. El fin de la Edad Media en Europa se caracterizó precisamente por la epidemia de peste negra procedente de Asia, por el hambre y por las malas cosechas, y todo ello agravado por la falta de higiene en aquella época.

Al Pirineo Aragonés, la peste negra llegó desde África por el sur, azotándolo durante tres largos años, el 1652, el 1653 y el 1654. Como casi siempre ocurre, el año central fue el año más agresivo y devastador. Pero si en algo se caracterizó la epidemia, vinculada por el clero europeo a un castigo de Dios por los pecados de la humanidad, fue en su irregularidad. Perdonó más a algunas poblaciones que a otras, en algunos lugares como Escalona, la peste provocó verdaderas catástrofes demográficas, y era letal en el 90-95% de los infectados.

En los pueblos del Pirineo, los apestados se tenían aparte, y al morir se enterraban también aparte, ya que la peste era fácilmente trasmisible por el aire. Tal debió ser el azote de la peste sobre “Escalona la vieja”, que el pueblo entero llegó a ser abandonado por quienes estaban libres de la epidemia, y estos huyeron a un convento de monjes franciscanos que en su día había en la actual Escalona, y allí fueron acogidos, a cambio de trabajar sus tierras, durante algún tiempo.

Estos monjes franciscanos, pertenecían a una orden inferior llamada capuchinos, y ya en aquellos tiempos predicaban con simplicidad y cercanía al pueblo, la pobreza y la adoración a Dios por medio de la contemplación de la naturaleza. Regentaron también el monasterio de San Victorián.

Pues bien, se cree que a raíz de esos antiguos vecinos, se fueron construyendo las casas en torno al convento, situado donde hoy está Casa Patricio y otras casas vecinas, y modelando poco a poco el pueblo de Escalona como hoy lo conocemos.

La peste negra tenía dos momentos cruciales, el de máxima expansión, coincidiendo con los calores agosteños (San Roque), y el mínimo que suponía el cese de la mortandad y que se daba entre diciembre y enero con días muy propicios en la Purísima, San Antón y San Sebastián. Como se pensaba que la enfermedad la producía un ser que vagaba como un espíritu por los pueblos, se utilizó el fuego y el ruido para espantarlo.

Por ello no es de extrañar que San Sebastián se postulara como el santo que liberaba al pueblo de pestes y enfermedades, o que se bautizara la plaza de Escalona con su nombre, y que aún hoy se sigan encendiendo hogueras invernales en Escalona en su honor... Tampoco lo es que la antigua iglesia se acuñara en su nombre, cuya fachada se conserva hoy siendo el distintivo del Hostal Casa Patricio, levantado respetando la identidad más legendaria de Escalona.

Hostal Casa Patricio © 2017. Web diseñada por SOASO S.L.